Todas las vidas de Marcos Aguinis

Aguinis-casa

 

  Aguinis pasó dos meses en coma y tuvo, literalmente, las neuronas de Lenin bajo el microscopio. Este par de datos bastaría para atrapar y llevarnos a querer leer su autobiografía, excepto que esas anécdotas se agotan allí mismo y el nuevo libro del cordobés de 82 años no es una estricta autobiografía. Puede leerse como libro de ensayos novelados por su propia experiencia de vida. Memorias tópicas y concentradas cuyos capítulos no exceden las cuatro o cinco páginas. En ellas despliega algunas imágenes y escenas brillantes, otras paupérrimas, la mayoría anodinas. Desde el derrotero de sus antepasados en manos nazis, hasta el odio por el kirchnerismo, Aguinis ejerció múltiples profesiones: músico, teólogo, neurocirujano, escritor, político y psicoanalista; pasiones que terminaron mutiladas para enriquecer la pasión por la escritura.

  La novela de mi vida abre y cierra con el llanto de su padre, alguien incapaz de llorar. Ocurrió durante una infancia lúcida, cuando una madre radical en sus decisiones arrastró de la oreja al pequeño Marcos hasta la biblioteca vecina para obligarlo a leer, y más tarde, en manos de distintos profesores, estudiar piano, tema que desarrollará durante más de cien páginas lineales donde deja intervenir con mayor magnitud a los temas que siempre lo obsesionaron: el conflicto árabe-israelí y las dictaduras. También nos presenta postales de su relación y encuentros con famosos personajes: el futuro Papa Bergoglio, Ionesco, Juan XXIII, Borges, García Márquez, Gandhi y el futuro Presidente Illia, entre otros.

la-novela-de-mi-vid  La segunda gran parte del volumen lo ocupa la Medicina, extendiéndose durante demasiadas páginas innecesarias en donde en dos ocasiones se detiene a explicar cómo se realizaba una trepanación; confesando haber engañado a pacientes y familiares para salvar una vida conflictuada por la religión, otro gran tema que siempre lo mantuvo alerta y cambiante; ya sea en los debates y libros publicados a cuatro manos con Justo Laguna como en su reservada participación para la canonización de Ceferino Namuncurá donde se topó ante los requerimientos absurdos del Vaticano.

  Quienes conozcan las novelas de Aguinis sabrán que tiene una pluma certera, que en esta ocasión sólo aparece en pequeños milagros, apurado por contar y regocijarse en sus logros y su desdén eufórico para relativizar sus fallos y dotarlos de emoción. Aguinis fue Secretario de Cultura durante el alfonsinismo, labor que lo dejó insatisfecho. También fue nombrado en Francia Caballero de las Artes y las Letras y fue el primer latinoamericano en ganar el Premio Planeta de España. Buñuel lo elogió y su novela La cruz invertida es inolvidable. Se dice que es un hombre del renacimiento, la mejor descripción de una persona mayoritariamente conocida por sus intervenciones mediáticas cada vez menos felices. Su odio hacia el kirchnerismo es irracional: cree que el gobierno de la familia sureña supera en brutalidad a las dictaduras de Nerón y Calígula. Y según cuenta en estas memorias, sus opiniones y decisiones funcionaron siempre sin medias tintas, extremas e irracionales. Sólo le quedaba el escritor, y a eso se dedicó con éxito.

Anuncios

Publicado por

Pablo Giordano

(Las Varillas, Córdoba, Argentina 1977) Acompañante Terapéutico y Escritor. Trabajó en Gráfica, Radio y TV. Publicó libros de poesía, cuentos y una novela. Es aficionado a la divulgación científica. Escribió en varios medios latinoamericanos y Europeos. Actualmente escribe en Las Voz del Interior.

Un comentario sobre “Todas las vidas de Marcos Aguinis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s