Aquellos relojes

  ¿Quién no tuvo de chico un reloj calculadora? ¿Los recordás? Podías hacer de todo con él menos mirar la hora. Otro problema era que los minúsculos botoncitos impedían cálculos de una cifra, tus dedos siempre apretaban como mínimo tres números a la vez. ¿Y quién no lo llevó al colegio para la evaluación de matemáticas? Como si semejante socotroco pasara desapercibido. Era de un plástico tan berreta que cuando transpirabas por los nervios tu muñeca izquierda emanaba un olor de otro mundo. La maestra te lo hacían sacar, poner abajo del banco. Así que ahí te quedabas con una marca negruzca hedionda en la muñeca y sabiendo que no ibas a poder hacer una maldita ecuación. De nada servía tirar el lápiz al suelo y agacharse a buscarlo para intentar usar el reloj, la seño recorría los pasillos de los bancos como un nazi en los pabellones de un campo de concentración. Tac, tac, tac, mirando acá y allá en busca de algún tramposo que ejecutar.

  ¿Y quién no tuvo uno de esos relojes que apretando un botón encendía la pantalla azul o verde? Estabas con tus amigos a la noche viendo una de terror en la videocassettera y de pronto se cortaba la luz. Y vos, relamiéndote en la oscuridad ¡Tuf! Lo encendías. ¡Ahhhh! ¡Qué bello! Era el futuro en tus manos. Y a la hora de irte a dormir te lo sacabas y lo dejabas en la mesita de luz y no pasaban ni treinta segundos hasta que lo encendías para ver hasta qué distancia era capaz de iluminar. ¡A qué sí! A que lo metían debajo de la sábanas para mirar. ¡Sí! Y después a la mesita de luz para volver a agarrarlo y encenderlo para notar que no había pasado ni siquiera otro minuto. Lo importante era no dejar de asombrarnos de esa luz nunca vista. ¿Cuánto duraba encendida? Jamás nadie lo supo, decían que variaba según la hora. ¡Vamos, no se hagan! Acaso no hacen eso con el celular todo el tiempo, como si de repente nos llegara algún mensaje tipo “Te ganaste un auto”. Bueno… sí llegan, yo ya me gané 6. Por eso miro el celular a cada rato, no es por si ella me escribe, es para ver si me informan dónde retirarlos.

Anuncios

Publicado por

Pablo Giordano

(Las Varillas, Córdoba, Argentina 1977) Acompañante Terapéutico y Escritor. Trabajó en Gráfica, Radio y TV. Publicó libros de poesía, cuentos y una novela. Es aficionado a la divulgación científica. Escribió en varios medios latinoamericanos y Europeos. Actualmente escribe en Las Voz del Interior.

7 comentarios sobre “Aquellos relojes”

  1. hola y buenos días sea aya, al leer tu publicación casualmente tenia un reloj digital de cierta marca deportiva, y después de varias cronometradas calcule que la luz ( en este caso azul ) dura entre 3 y 3.5 segundos. por si a alguien le interesa, cambiando el tema que buena entrada con recuerdos recordados. Saludos desde la ciudad de México.

    Me gusta

  2. ¡Hola Pablo! He llegado hasta ti después de ver que nos seguías en el blog y me he llevado una sorpresa agradable al ver el tuyo ^__^ Ya tienes una seguidora más.
    Qué bueno texto. Me ha encantado el símil entre el reloj calculadora y el móvil, y esa espera eterna por una señal de vida de ella, una espera tan mal disimulada como cuando tirábamos el lápiz al suelo con intención de copiar en el examen. ¡Genial! ^__^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s