Ni una cosa ni lo otro

tapalosojosdelanoche

  Una vez leído, entendemos que a este libro sí podríamos haberlo juzgado por la tapa: una joven de espaldas, adentrándose en el bosque como a un misterio. La imagen marca el género y quizá también, la calidad literaria. Portadas y libros como estos son los que rebalsan Wattpad, una de las plataformas más populares para autoeditar y encontrar un público específico, e igual de interesante. La diferencia radica en que en este caso la autora Inés Garland no es adolescente y goza de cierto reconocimiento. Llegó a la terna finalista del concurso Planeta con El rey de los centauros (Alfaguara 2006) y Piedra, papel o tijera, una novela para adolescentes premiada por ALIJA. También recibió el Deutscher Jugendliteraturpreis en 2014 como novela del año en Alemania, traducida a cinco idiomas.

  En Los ojos de la noche, Dalila, la protagonista, vacaciona con su hermana y un grupo de amigas en un bosque del sur argentino donde acampan. Para ella además de descanso, aquello es un retiro de duelo por una relación con Pablo. Perdida en el paisaje del frío, conoce a Tharo, de quien se enamora y por quien vivirá esas semanas entre sombras siniestras, investigando hechos que conducen a esas sombras, sobretodo la de un tal Zasiok, el cual termina vinculado al derrotero trágico del paraje.  

  Esta clásica historia de campamento de señoritas tontas que harán cuanta estupidez esté a su alcance para entregarse ingenuamente al terror, mientras se enamoran de un héroe, etc… etc… deviene en nada, lo esperado no ocurre, pero tampoco ocurre lo inesperado ni algo original, los secretos no se revelan del todo, por más que ¡oh, sí! ¡Estén detallados en un cuaderno que tienen la forzada suerte de encontrar! Por otro lado la creación de los personajes, es menos que básica. Llevan nombres que son o bien reveladores de su futuro rol en el argumento, o configuran metáforas del carácter o deseo de quien lo porta, en algunos casos, con obviedad insultante: Petra, por ejemplo, dice sentirse como una piedra.

  A medio camino entre cualquier género y cualquier otro, pero sin estilo ni marco que justifique esa vaguedad, la novela no colma ninguna de las expectativas que genera una vez adentrados en el bosque de la lectura, acechados por el misterio. Los ojos de la noche  se vende para público adolescente, aunque de a momentos el lector es interpelado hacia las complejidades y sensaciones exclusivas de la edad adulta. Lo llamativo es que no logra articularse hacia ninguno de los dos polos, pero tampoco se queda a mitad de camino, es una novela inmóvil, solo una trama apretada en función de efectos que no se producen, excepto en la escena donde Dalila observa escondida como el joven Tharo,  desnudo, adiestra caballos en el valle. En esas páginas se toma conciencia que la autora podría escribir buenas novelas pero prefiere éstas.

Anuncios

Publicado por

Pablo Giordano

(Las Varillas, Córdoba, Argentina 1977) Acompañante Terapéutico y Escritor. Trabajó en Gráfica, Radio y TV. Publicó libros de poesía, cuentos y una novela. Es aficionado a la divulgación científica. Escribió en varios medios latinoamericanos y Europeos. Actualmente escribe en Las Voz del Interior.

One thought on “Ni una cosa ni lo otro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s