di Marco a machetazo limpio

Se dedica a formar escritores, abrió un canal en youtube para brindar tips de corrección y se multiplica en las redes sociales su figura de gurú en un mundo donde se experimenta si realmente se puede enseñar y aprender a escribir.

10312349_10202698003904850_8576634486069493122_n

(para Diario Perfil)

   Hasta hace unos meses, si buscábamos al escritor Marcelo di Marco en Internet, aparecía con sombrero de camping y chaleco de cazador exponiendo en video el potencial de distintos cuchillos, cortando de un golpe varias botellas de agua. Una imagen más cercana a Indiana Jones que al de intelectual de erudición pasmosa y simpleza bendita a la hora de enseñar a corregir y enriquecer los textos. Para él, el estilo es una aventura que se atraviesa a machetazos. Su autoexamen, del que desprende una concepción básicamente de corte, una teoría y práctica de la literatura como corrección, es propuesta a diario en los talleres que dicta y que a lo largo del tiempo se cristalizó en sus libros sobre escritura. “A los quince años fue mi comienzo extraoficial —recuerda—. Había en la barra un desdichado que jamás había leído un libro en su vida. Le pasé cuentos de Poe acompañándolos con fichas, comentarios por escrito en los que le señalaba a qué prestarle atención. Una auténtica guía para la lectura —escrita por un dimarquito de quince años—. El pibe me lo agradeció, y se puso a leer con ganas. Así di mi primer paso. Recién en 1979, a mis veintiún años, armé los primeros talleres como profesional”.

  La cantidad de personas vinculadas a los talleres devino en comunidad con gestos solidarios que se transmite por una cadena de mails donde además comparten la alegría de los premios o publicaciones de los integrantes. “Una vez por mes, en sesiones de seis horas, doy un taller de formación para futuros coordinadores —amplía—. Este taller reúne a dos grupos, pero el Taller de Corte y Corrección, como institución, no se agota ni en mi persona ni en los grupos: también mi esposa y mis hijas, Florencia y Marina, dan talleres especializados en no ficción e infantiles. Y todo esto cobró en el último año una fuerza impresionante, gracias a que abrí nuestro facebook en 2012, y así el trabajo se va difundiendo a través de las redes”.

  Antes de la exposición en la web, el escritor recibió alumnos y cartas de casi todos los continentes. Recuerda a Sofía Carbajo que le escribió desde Beijing y Valentín Amaro, una personalidad de la cultura dominicana. “Es qué —dice—, si hay que hacerle caso a Héctor Yánover, mi libro Taller de corte & corrección es un taller literario de papel. Una de las primeras satisfacciones me la dio el excelente narrador Gabriel Bellomo, que hoy integra el catálogo de Mondadori. La española Elena Alonso Frayle, quien obtuvo el “Miguel de Unamuno”, el “Fernández Lema” y el “Ignacio Aldecoa”, se ha formado conmigo en sus primeras ficciones. Asimismo Verónica Sukaczer y Azucena Galettini. Y en el mismo año subieron al podio del Fondo Nacional de las Artes Luis Cattenazzi y Daniel De Leo, respectivamente Primero y Tercer Premio en el concurso de Cuento. El año pasado, Lucho publicó el libro ganador, A ciencia incierta, en Interzona. Hablando de poetas, ahí están Emmanuel Taub y Javier Rodríguez, publicando en los principales sellos de poesía del momento… han sido más de tres décadas de siembra y de cosecha. A los hombres se los conoce por sus frutos. Y a los talleres literarios también”.

  di Marco lleva publicados cuatro libros sobre técnicas de escritura: Taller de corte & corrección fue el primero, de 1997, y trepó en lista de bestsellers de Página/12, hoy va por su quinta edición. Hacer el verso, dedicado a la poesía, cuenta con dos ediciones, en tanto que Atreverse a escribir y Atreverse a corregir, escritos con Nomi Pendzik, su esposa, van por la cuarta. “Con los cuatro libros voy llenando casi tres Luna Parks —compara—, me encanta que me reconozcan por la calle, así no tengo que esperar a la Feria para encontrarme con la gente que trabaja con dichos manuales”.

 Antes del éxito de su novela Victoria entre las Sombras (Sudamericana 2012); di Marco publicó no sin reconocimientos El viento planea sobre la tierra (1990); Televisión y verdad (en colaboración con Nomi Pendzik, 1994) y El fantasma del Reich (1995). Hace unos meses, con el productor Nicolás Amelio-Ortiz, con quien además llevará a Victoria… al cine, crearon el Canal TCyC por YouTube. “El éxito sobrepasó nuestras expectativas más optimistas: salimos el primero de marzo de 2013, y al presente superamos los cuatro mil quinientos suscriptores que nos siguen viernes a viernes para aprovechar nuestros tips de escritura”.

  Para el señor que no deja de usar sombrero y machete de expedicionista (a pesar de aparecer hoy en los videos cortando textos y no botellas), en los malos talleres se “desarrolla la creatividad” y se “comparte un espacio” en cambio en los buenos, se crea, se corrige, se publica y se gana premios y lectores. “Yo estoy con Abelardo Castillo y con Anton Chéjov —sentencia—, cuyas opiniones no se autoexcluyen. El argentino dijo: No se puede enseñar a escribir, pero sí a corregir. Y el ruso remató: Saber escribir es saber tachar. Sumá a uno y a otro, a ver qué te da”.

Anuncios

Publicado por

Pablo Giordano

(Las Varillas, Córdoba, Argentina 1977) Acompañante Terapéutico y Escritor. Trabajó en Gráfica, Radio y TV. Publicó libros de poesía, cuentos y una novela. Es aficionado a la divulgación científica. Escribió en varios medios latinoamericanos y Europeos. Actualmente escribe en Las Voz del Interior.

2 comentarios en “di Marco a machetazo limpio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s