El arca de No es (1)

Al dios Enlil  le resulta molesto el ruido de la humanidad y decide destruirla. Enterado del asunto, Ea, el dios de la música, le buchonea el plan al héroe Uta-na-pistim para que construya un barco lleno de animales y semillas porque según parece, el exterminio incluye mucha agua.

11009220_10205072483105346_5370834737050167161_n

   El barco está listo, unas tímidas gotas comienzan a caer, de a poco se intensifica espantosamente, y es diluvio. Las naciones se retuercen bajo el agua y la gente muere. Al final, no queda ser humano sobre la tierra a excepción de Uta-na-pistim y sus acompañantes. El héroe se da cuenta de que las aguas están bajando y suelta un cuervo para encontrar tierra firme.

   Esta historia es la más antigua conocida por la humanidad. Los sumerios la tomaron de una tradición oral sobre la epopeya del mitológico rey Gilgamesh, que posiblemente existió hacia el año 2.500 a.c. Éste y otros relatos artísticos fueron ensamblados en un extenso poema acadiano: La tablilla 12, datada en el 1.300 a.c.

     Los judíos, cautivos en Babilonia hacia el siglo VI a.c. copiaron esta historia (entre otras) que con los años formarían parte de la Torá (el libro sagrado de los Judíos) y luego el  Pentateuco (los cinco primeros libros de La Biblia). Allí se lee:

 “Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.”; “Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca”; “De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra.”; “Y las aguas subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos.”; “Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre.”; “…y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca.”; “Y aconteció que al cabo de cuarenta días, Noé abrió la ventana del arca que él había hecho, y envió un cuervo, que estuvo yendo y viniendo hasta que se secaron las aguas sobre la tierra.”

  Esta copia y las demás aparecen en el Génesis, el primero de los libros de la Biblia.

  Casi todas las culturas incluyen el mito de un diluvio antiguo que puso fin al mundo para un nuevo comienzo. La mayoría pasó de generación en generación desde el poema recopilado en la tablilla 12. La idea de una inundación universal existe desde Mesopotamia hasta los pueblos indígenas americanos, pasando por India y China. De haber ocurrido, semejante cantidad de agua tendría que existir antes del diluvio y todavía hoy, en el mundo.

  Sin embargo, el relato se popularizó gracias a la Biblia y mucha gente lo tomó como algo real aunque no resulte lógico que cuatro hombres y cuatro mujeres sin conocimientos náuticos construyan semejante embarcación que, además, no alcanzaría para meter en ella a una pareja de cada especie viviente en la época: más de un millón de insectos, 70.000 hongos, 250.000 plantas, 10.000 aves, 6.000 reptiles, 20.000 peces, 4.000 mamíferos y 4.000 anfibios; ubicarlos convenientemente para que no se devoren y disponer de miles de metros cúbicos para almacenar semejante cantidad de alimento. Aún si todo eso fuera posible, habría que hacer llegar hasta el Arca a los osos polares, por ejemplo, o a las criaturas del manglar, los canguros, las aves de Ushuaia; y luego redistribuirlos una vez que las aguas bajaran sin que se depredaran apenas ser liberados; y todo esto sin la menor posibilidad de dejar rastros arqueológicos.

  Los geólogos no han encontrado ni rastro de una inundación planetaria hace miles o millones de años y ningún científico considera al Génesis un libro de Historia. Más específicamente, se sabe que según la historia descrita en la Biblia, la zona donde se ha posado el arca son las montañas de Urartu (hoy Armenia), y según el relato caldeo en el monte Nisir de la cordillera de los montes Zargos, no en el monte Ararat turco que la tradición cristiana posterior arbitrariamente adjudicó.

  En 1916, el zar Nicolás II envió una cruzada al monte Ararat antes que los bolcheviques le cortaran la cabeza. La expedición habría reunido una serie de fotos con pruebas de la existencia del barco. Prepararon detallados informes y enviaron todo el material a San Petesburgo. Pero, como sucede con las pruebas de aquello que no existe, jamás salieron a la luz. Ni siquiera Nicolás las recibió. No se sabe mucho de los montañistas, la expedición se olvidó en el caos de la Revolución de octubre de 1917, o jamás existió.

  Una seguidilla de expediciones intentaron develar el misterio: en 1950, el alpinista francés Fernand Navarra encontró restos de madera cuyo análisis de carbono 14 en distintos laboratorios ubicó la edad de los trozos de madera entre 650 y 760 a.c. Sin embargo, solo era un trozo de madera sin ninguna prueba de haber sido usada en la construcción de una embarcación. En 1965, un aviador turco que sobrevolaba el Monte tomó una fotografía en la que se observa una forma ovalada atribuible a un barco. Era una formación de hielo.

  En 1974, un satélite obtuvo una foto del Ararat en la que aparecía una formación oboide. La famosa foto jamás fue presentada, simplemente, porque no existe. Los satélites más avanzados de hoy no pueden ver lo que vio aquel de hace 40 años.

Anuncios

Publicado por

Pablo Giordano

(Las Varillas, Córdoba, Argentina 1977) Acompañante Terapéutico y Escritor. Trabajó en Gráfica, Radio y TV. Publicó libros de poesía, cuentos y una novela. Es aficionado a la divulgación científica. Escribió en varios medios latinoamericanos y Europeos. Actualmente escribe en Las Voz del Interior.

4 comentarios sobre “El arca de No es (1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s