Fin del mundo en maya

calendario-maya-vinilo-decorativo

  Sopla un apetitoso viento magenta. Agachada en su huerto, apartando las hadas como moscas, Diana Cooper escucha el llamado de algunas de las criaturas pentadimensionales que viven en sus árboles. Conversa con ellas, luego al recogerla, la ropa se impregna con la fragancia de los rábanos recién desenterrados. La mujer ingresa en la casa a seguir escribiendo. Es una autora de serios best sellers sobre este tipo de asuntos delirantes.

   Una de esas tardes, un supuesto arcángel llamado Metatron, junto a un guía alienígena, le informaron que el 21 de diciembre de 2012 se acabaría el mundo, tal como los Mayas lo habían profetizaron.

  Los Mayas, que fueron incapaces de predecir su propia extinción como cultura antes de la llegada de los españoles, nunca vincularon el fin de la Cuenta Larga con el del mundo como lo hacemos nosotros. Fueron una cultura que surgió en Mesoamérica hacia 2000 a.c. Tenían tres calendarios: uno solar, de 365 días; otro ceremonial, de 260; y un tercero, llamado Cuenta Larga, de 1.872.000 días (5.125 años) que terminó el 21 de diciembre de 2012, donde volvió a comenzar la cuenta, es decir, una especie de Nochevieja a la que sigue su correspondiente día de Año Nuevo. Allí los mayas festejaban algo que en nuestra traducción podría entenderse como un fin del mundo, pero que en realidad esta civilización había festejado varias veces como un cambio de etapa.

   Poco importa indagar en otros libros a los amantes de lo mágico, y el libro de esta mujer disparó en miles de medios, películas y cultos, un supuesto fin del mundo vaticinado por los Mayas para 2012.

  Hubo quienes sostuvieron que el desencadenante sería el supervolcán de Yellowstone, un gigante dormido cuya erupción provocaría el equivalente a un invierno nuclear. Otros hablaron de un máximo de la actividad del Sol que achicharraría la Tierra. Otros fueron más lejos, a un alineamiento del Sol o el Sistema Solar con el centro de la Galaxia, desde donde nos llegaría una especie de rayo de la muerte. Y no faltó el clásico planeta X en rumbo de colisión hacia la tierra. La creencia fue realmente masiva como hacía tiempo no se experimentaba, gracias a las redes sociales en pleno desarrollo. Varios creyentes abandonaron sus pertenencias y se reunieron en lugares para ellos sagrados y no faltaron algunos suicidios.

  Alarmados, en Noviembre de 2010 varias decenas de chamanes de toda América Latina se reunieron en Chile con el objeto de desmitificar la profecía del fin del mundo para el 21 de diciembre de 2012, incluidos tres expertos de la cultura Maya. Casi ningún medio lo comentó.

Anuncios

Publicado por

Pablo Giordano

(Las Varillas, Córdoba, Argentina 1977) Acompañante Terapéutico y Escritor. Trabajó en Gráfica, Radio y TV. Publicó libros de poesía, cuentos y una novela. Es aficionado a la divulgación científica. Escribió en varios medios latinoamericanos y Europeos. Actualmente escribe en Las Voz del Interior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s