Son 1.155 kilómetros cúbicos de hielo a la deriva en la Antártida

Javier Jiménez acaba de publicar en XATAKA un informe un poco más preciso sobre la verdadera naturaleza del derretimiento antártico. Ya en enero nos avisaron de que la plataforma de hielo Larsen C estaba atravesando un mal momento. Una enorme grieta había empezado a separar una porción muy importante de hielo de la costa oriental península antártica donde está fija.

Pero la grieta no ha hecho más que crecer y el último informe de la ESA señala que solo cinco kilómetros de hielo la mantienen pegada al continente. Es decir, es solo cuestión de tiempo para que un iceberg del tamaño de La Rioja (España) empiece a viajar por el océano Antártico.

Todo esto ya lo sabíamos, y aunque esperábamos que el invierno austral frenara el proceso, la desaparición de las otras barreras de Larsen en los últimos 20 años (la primera en el 95 y la segunda en 2002) los expertos lo daban ya por descontado.

   Esto lo convertirá casi con toda seguridad en el iceberg conocido más grande y no es para menos. Son 1.155 kilómetros cúbicos de hielo a la deriva.

Lo nuevo, además de la constatación de que la Antártida está que arde, es que la ESA ha modelado cómo será ese iceberg una vez que se desgaje. El resultado es una mole de 1.155 kilómetros cúbicos, cientos de kilómetros de largo y hasta 210 metros de profundidad que tendrá que estar monitorizada día y noche.

Anuncios