Problemas y estilo.

bernard-hermant-621390-unsplash

   Después de los 340 inscriptos en el curso gratuito Escritura creativa desde cero; subí una continuación con muchas herramientas básicas de corrección y enriquecimiento de textos llamado Problemas frecuentes y estilo; destinado a quienes comienzan a escribir y aquellos que llevan tiempo haciéndolo pero no encuentran los modos adecuados de lidiar con los problemas comunes y sienten que sus textos no brillan.

   Algunos tópicos que abordo son: Estilo, corrección a ojo de pájaro, la tijera como herramienta, economía de palabras, lo presumiblemente poético, el problema de los adjetivos, ventajas y desventajas de la redundancia, los sobreentendidos, la voz pasiva, la velocidad de las escenas, sus sentidos y sensaciones; entre otros.

En el segundo link les dejé un cupón de descuento, pero si no están tan seguros, el curso cuenta con vistas grátis de las dos primeras clases. Gracias y trabajamos por allí.

Oferta!

picography-man-working-at-desk

Queridos lectores, blogueros, escritores, y afines: con motivo de promover mi curso para iniciarse en literatura, o encontrar temas para escribir; estoy ofreciendo hoy en este colectivo, varios cupones gratuitos para acceder a él, a fin de que me ayuden de alguna manera a promocionarlo. Puede servir como un testeo del mismo para criticarme luego ferozmente en sus respectivos blogs, o escribir un ensayo sobre este tipo de cursos y su inutilidad, etc…

No descarto que alguna pequeña cosilla pueda servirle a algunos de ustedes. Para más datos, escriban a pabgiordano@gmail.com y para quienes quieran curiosear en la página de inicio del curso este es el link.

Les agradecería que por lo menos se pongan en contacto. Los amo. 😛

Anímate a escribir, anímate a corregir.

student-849822_1280

Herramientas básicas para comenzar a escribir literatura de ficción. Poesía, cuento y novela. Corrección de estilo.

Este curso está dirigido a todos aquellos que quieran iniciarse en la escritura creativa (poesía, cuento, novela) y no sepan qué hacer. También a aquellos que tengan textos propios y necesiten corrección o enriquecimiento de los mismos.

Veremos tips y herramientas para superar la pantalla en blanco, encontrar o crear el conflicto de la idea o la música en una poesía (el sentido) y darle vuelo a la materia prima que vayamos generando.

Para quienes ya escriban, detectaremos los problemas que los textos propios puedan presentarnos y cómo salir de ellos; como así también, enriquecer aquellas zonas que no nos convencen del todo.

Haciendo click acá, accedés al descuento. Quedan pocos, si ya no hay, dejá un comentario y te ayudo.

 

Qué pasó con todo el coso.

adventure-automobile-car-849835

Volví a casa.

Hola, amigos. ¿Cómo están? Finalmente voy a seguir en este blog escribiendo como siempre, o más, quizá; después de este tiempo que me tomé para evaluar la situación, como recordarán, y hasta abrí una cuenta en Patreon para quienes quieran patrocinar lo que hago; pero es probable que de $0 no se mueva mi cuenta. En fin, algunos preguntaban que iba a pasar, o de qué venía el asunto. Ok.

Olvídense de eso.

Nada va a cambiar, lo que decidí finalmente es dar una serie de cursos en Udemy. Ya está disponible el primero para aquellos que se quieran iniciar en la escritura o tengan pánico a la pantalla en blanco. Inscribiéndose podrán sumarse luego a los demás destinado a personas que hacen sus primeras armar en la escritura, otro para quienes escriban regularmente y quieran hacerse de algunas herramientas, y un tercero para escritores regulares que necesiten aprender las dos o tres cosas que puedo aportarles. Y hasta allí llego con mi osadía.

Los invito a conocer el curso, y si quieren ayudar, a recomendarlo y difundirlo. ¡Gracias!

Adiós, Yanino.

335H

Una noche en la casa del Rafa abrimos un cajón y sacamos las pastillas de la madre. No me acuerdo qué había, creo que Rivotril, Rohypnol, Artane y no sé qué otras pepas. En un mortero peruano de adorno picamos todo. La mezcla quedó media blanca y nos sentíamos grandes porque se parecía a la cocaína. El Rafa se mandó el primer nariguetazo. Después el Yanino. Fui el último.

Al rato se oyeron golpes en la puerta. El Rafa agarró la escopeta y fue a ver. No había nadie. Cuando golpearon otra vez miramos por la ventana: el patrullero pasaba despacito. Levanté la hoja canson con el polvillo y lo tiré atrás de un baúl. El Rafa agarró la escopeta y se arrodilló. Le iba a dar sin asco a lo que entrara. Nadie movió la puerta. La abrió sin dejar de apuntar. Después bajó el arma y puteó:

—¡Me cago en Dios! —dijo—. Es el perro.

El doberman tenía moquillo y quería entrar. El Rafa lo cagó a culatazos y después entró.

—Vamosnós —dijo.

Caminamos veinte cuadras esperando que las pastillas nos pegaran. Terminamos en el Centro Cívico hablando del disco de Spinetta con el tema loquísimo que se llamaba “La montaña”. Yo no lo había escuchado, pero igual hablaba como si supiera, mandaba cualquiera.

El Yanino cerró los ojos y se desmoronó. Se dio la cabeza contra el caño de las hamacas. Lo llevamos hasta el camión estacionado al frente. Lo tiramos adentro del acoplado con arena. No volvimos y al rato nos vino un mareo horrible y chau.

Abrimos los ojos en el cementerio y el Rafa me preguntó si me acordaba de lo que había pasado. No podía hablar del dolor de cabeza. Se limpió la nariz que le sangraba. Después notamos que no podíamos levantar las piernas y que el Yanino faltaba. Era de día, habrán sido las ocho de la mañana. A la hora, más o menos, fuimos al camión a buscarlo. Le preguntamos a un tipo del corralón dónde estaba el camión. Dijo que había salido a las seis para Santiago del Estero.

Compramos yogur y un pan dulce y nos pusimos a comer sentados en la cuneta. Eran las once, creo que nos reíamos. Ninguno de los dos pensamos que esa noche habíamos visto al Yanino por última vez.