Gina

8353707604_5627f424ee_b (1)

Gina
a las dos de la mañana
tirando al aro en el perímetro de Picadilly y Renton
con sudadera y capucha
bajo la llovizna
el sónico rebote del balón
las piernas tersas elevándose
cada noche

con mi taza de café
desde la ventana del primer piso
pienso:
alguien le romperá el corazón
por primera vez
en cualquier fiesta de Anita Beach

Escape

2996066c-cb9d-48d2-b87c-395e94086c20

tu padre aún sostiene la escopeta
tras la ventana del rancho
como la sangre
en las alfombras de goma del baño
nuestro auto y las colinas
los erráticos climas de Sonora
se borronean en sus pupilas

sostén el vendaje, amor
mientras acelero
hagamos silencio
nos iremos lejos
volaremos como desquiciados
sobre esta ancha serpiente gris que arde
bajo los neumáticos

Ese tren

dawn-daylight-hill-1115487

los padres suben al oscuro tren cuyo destino
se desconoce hasta el abordaje

con enorme bolsos
buscan los asientos asignados

los árboles
por la ventanilla
en los campos que ondulan
marcan el ritmo

sus hijos
quedamos atrás

el reflejo de plata en las montañas lejanas
avanza quieto

ellos
a la hora de la tarde que sangra
se quedarán irreversiblemente dormidos
nosotros
volveremos a casa

también algún día
seré el manojo de palos y cueros
en el hueco de un árbol
el descenso
la música oscura y ciega
que no canta ni suena

Emily

gratisography-81-thumbnail

Emily Grey tenía treinta años y un duende
la boca reseca cerca
de media mañana
unos calores demoníacos le subían
por las piernas y
se alojaban allí
donde arde

el resto del día Emily vivía sin ilusiones podando el jardín
hablando con su gnomo
mintiéndole
sobre vacaciones en Denver
en San Diego sobre sus sueños
de convertirse en pintora sobre lo
que los doctores dicen de ella

su vecino el plesbiteriano Joseph Kirsten
en su reposera reclinada
veía irse la tarde oyendo apenas el murmullo de Emily
América ya no era lo que fue

mirando los nubarrones
veía ángeles
Joseph Kirsten

una tarde con su cerveza
el bamboleo de los árboles
los vientos del sur le hablaron
el sol se retiraba de la cerca
tenue la sombra oblicua
Joseph Ksaltó
cambió de patio
y Emily lo vio venir
y gritó
un segundo hasta que
Joseph Kirsten
le tapó la boca
la arrastró dentro de la casa

y afuera tronó
y llovió
hasta el día siguiente

Publicar un libro en Instagram

   Copiando la iniciativa de la de la Biblioteca de New York (la de publicar libros en las historias de Instagram) aprovechando el gran crecimiento de la plataforma insignia de Facebook, a la que absorberá al igual que a WhatsApp; subí yo también un libro. Para probar y ver qué sucede con mis seguidores, empecé con un libro breve de poesía. Se trata de La Felicidad es un Gordini,  que escribí hace unos 15 años y publiqué hace 11 en una editorial cartonera de Córdoba. Fue mi primer libro, alguno de cuyos poemas subí por acá y ahora pueden leer entero en @pablogiordano sólo dejando el dedo posado sobre la pantalla para mantener la página, algo que de seguro,  Instagram a futuro corregirá de mantenerse la tendencia literaria.

   Por el momento los invito a leer dando abrir a la primera historia de mi perfil.

Screenshot_20180915-125239

Ese loco

log-924958_640

matemos al pobre feo en ese rancho frío

ese loco tipéa con dientes
amarillos de dolor
calva flamante como placenta
orejas de loco y andar de flan

su corazón timbra en la puerta de la mente
y no le abren

hay que matarlo
entrar en él como el ladrón por la ventana

Callar

d18eca62-d665-4d1d-a605-8e9f1584be63

aspira profundo la hierba hasta llagarse los labios

muere sin que nadie la vea

pasa la vigilia asomada a la ventana

cegada

con diarios del futuro

los autos la atraviesan

la gente la ve a los ojos

pero no la reconocen

aprieta los brazos de la experiencia

de día

calla lo aprendido de noche