Todo lo que siempre quiso saber sobre el acné y nunca lo encontró en la red.

whey-protein-acne

   La química y divulgadora científica Déborah García Bello publicó en Cuadernos de Cultura Científica el mejor informe científico sobre el acné, donde recopila además los mitos y verdades sobre el tema.

   El tratamiento con peróxido de benzoílo es habitual, pero muchas pieles no lo soportan. La preocupación de la influencia de la dieta en el acné surgió en los años 30, donde el chocolate, el azúcar y el yodo estaban entre los factores dietéticos implicados. En los estudios sobre el acné que se hicieron hasta los años 70, no se encontró ninguna conexión entre la dieta y el acné, así que este concepto se olvidó durante años. En cambio, hace un par de décadas estas ideas volvieron. Se hicieron nuevos estudios, algunos concluyentes y otros no. De ahí surgieron algunas certezas y proliferaron ciertos mitos. Veamos algunos de ellos: 

  1. Leche

Se han realizado varios estudios, con diferentes rangos de edad y diferentes productos lácteos, todos concluyeron que el consumo de lácteos sí puede desencadenar acné. Todavía se desconoce qué ingredientes de la leche son los responsables y, por tanto, cómo sucede esto. Existe mayor evidencia con el consumo de leche desnatada, cosa que podría atribuirse a la alfa-lactoalbúmina. Como esto no sucede siempre, no le ocurre a todo el mundo y no prevalece con todos los lácteos, consumir menos lácteos es un consejo que no hay que tomar muy en serio.

  1. Dulces, golosinas y otros alimentos de alto índice glucémico

En teoría las dietas de elevada carga glucémica aumentarían la concentración de insulina, estimulando la producción de sebo y contribuyendo a las lesiones de acné. La realidad es que los estudios demuestran que una dieta de baja carga glucémica mejora el acné. Por esto es recomendable dejar de consumir alimentos con azúcar añadido (dulces, facturas, golosinas, refrescos azucarados, etc.), edulcorantes como la miel, así como pan, pasta o cereales hechos con harinas blancas.

  1. Chocolate

Posiblemente el chocolate sea el alimento que más relacionamos con el acné, pero sorpresa, es un mito. No existe ninguna evidencia científica que relacione el consumo de chocolate con el acné. De hecho, los antioxidantes que contiene el chocolate son beneficiosos para la piel.

   Podemos pensar que la razón de este mito estriba en el tipo de chocolate que consumimos. Si el chocolate contiene azúcar, es un alimento de alto índice glucémico y, por tanto, sí podríamos relacionarlo con el acné. El problema del chocolate está en el azúcar, así que la mejor opción es tomar chocolate sin azúcar.

 

 

  1. Alimentos grasos como la pizza o las patatas fritas

Un mito común sobre el acné es que la grasa alimentaria se traduce en más grasa en los poros, pero no hay una relación directa entre ambas. De todos modos, una dieta rica en grasas saturadas puede estimular las microinflamaciones en todos los órganos del cuerpo, incluida la piel.

   Un falso remedio contra el acné es el sol. Probablemente hayas escuchado que tomar el sol y broncearse reseca los granos y los cura. No es así. El bronceado puede disimular algunas marcas del acné, pero la realidad es que recientemente se ha descubierto que la radiación ultravioleta del sol empeora el acné. Los efectos desecantes del sol provocarán que tu piel sufra un efecto rebote y se acelere la producción de sebo. El engrosamiento de la capa externa de la piel obstruirá los poros e impedirá que el sebo se libere adecuadamente. Para evitar esto, es necesario utilizar productos de protección solar específicos para pieles con acné, fluidos sin aceites y con texturas no comedogénicas.

   Ahora, para conocer remedios contra el acné, te dejo con el artículo original.

 

Anuncios

Astroloquía 4 y 5

los-horoscopos

leer partes 1, 2 y 3

4

 Carl se encuentra en la sala con un cierto grado de ansiedad que lo paraliza. Transcurren sus vacaciones de verano. Con él se encuentra su madre, su hermana y una criada. Algo está a punto de ocurrir. Entonces ocurre: sin causa aparente, la mesa redonda de nogal, con setenta años de antigüedad, se parte por la mitad en un estrépito. Estamos a fines del siglo XIX en Suecia. Aquello lo marcaría para siempre, y su familia tendría que acostumbrarse. A las dos semanas, se hace añicos un aparador. En su interior se halla la cesta del pan, rectangular, dispuesta de tal modo que en una esquina quedó el mango del cuchillo y en las otras tres, los tres trozos en que se dividió el cubierto.

  Movilizados por las extrañas experiencias, la familia dió con familiares inmersos en el espiritismo (conocido como fraudulento ya en aquella época, y tan de moda). Una médium de poco más de quince años, quería ponerse en contacto con él. No hay evidencias de nada de ésto, y la persona de la que hablamos es el famoso Carl Gustav Jung, psiquiatra clave en la etapa inicial del psicoanálisis; posteriormente, fundador de la escuela de psicología analítica, también llamada psicología de los complejos y psicología profunda.

   Los aparentes hechos sobrenaturales ocurrieron después de su pelea con Freud, otro psiquiátra espiritista con quien colaboró en los comienzos. Jung enfermó a raíz del pleito y las cosas, literalmente, comenzaron a romperse. Tiempo más tarde, dijo que la relación entre analista y paciente puede generar en determinadas ocasiones fenómenos parapsicológicos, sobre todo ante la existencia de transferencia por parte del analizado, o una identificación inconsciente entre ambos. Jamás lo demostró. Sin embargo, lo utilizó para la elaboración de su tesis doctoral «Acerca de la psicología y patología de los llamados fenómenos ocultos» en 1902. La conclusión fue que la casa estaba repleta de espíritus.

   Jung continuó publicando libros hasta el final de su vida,  intentó dar base científica a varios de sus postulados, pero en la mayoría de los casos, fracazó. Uno de sus libros más famosos (El Libro Rojo) se basa en la astrología y es un punto base de gran parte de los movimientos que en la actualidad se denominan New Age. Contrariando lo que muchos suponen, poco antes de su muerte Jung descartó de plano la solvencia metodológica de disciplinas como la astrología. Ninguno de los defensores del Libro Rojo conoce este dato. La crisis religiosa y la contraposición de algunas personas contra la ciencia durante los siglos XIX y XX han logrado mantener la cifra de adeptos en esta creencia.

     Más de 2000 bebés británicos nacidos a principios de marzo de 1958 en hospitales de Londres, muchos de ellos con diferencias de minutos en sus edades, fueron seguidos por médicos durante años. El objetivo era comprobar de qué manera afectan a largo plazo a la salud cuestiones relacionadas con las costumbres, como la dieta, pero incidentalmente la inmensa masa de datos acumulada sobre este grupo a lo largo de los años se utilizó con el fin de demostrar si la astrología funciona o no.

  Fue imposible encontrar ningún tipo de relación. Si la tesis central de la astrología fuese cierta, la influencia de las esferas tendría que ser común a todos ellos, o muy similar, ya que nacieron casi a la vez y casi en el mismo lugar. Tendrían que tener alguna característica o querencia parecida. Pero las completas estadísticas sobre su estado de salud y psicológico que se han acumulado durante todos estos años no muestran ninguna.

   La evidencia de los gemelos idénticos es quizás la crítica más demoledora, por sencilla y lógica. Cualquier pretensión de la astrología de describir o predecir el carácter o futuro de una persona se basa en datar correctamente el momento de su nacimiento. En la realidad nos encontramos que frecuentemente los hermanos gemelos, cuyo nacimiento se encuentra separado por apenas unos pocos minutos, poseen gustos, caracteres, o sufren enfermedades o circunstancias vitales, totalmente distintas. Por lo tanto, cualquier posible efecto del momento del nacimiento sería insignificante comparado con las influencias del entorno y la herencia genética. Esto se ha cuantificado.

5

En 1980, Carl Sagán era un mediático de las ciencias gracias al más popular de todos los programas de divulgación: Cosmos. En una de sus entregas dijo: ¡Cómo puede la ascendencia de Marte en el momento de mi nacimiento influir sobre mí, ni entonces ni ahora! Yo nací en una habitación cerrada, la luz de Marte no podía entrar. La única influencia de Marte que podía afectarme era su gravitación. Sin embargo, la influencia gravitatoria del partero era mucho mayor que la influencia gravitatoria de Marte. Marte tiene mayor masa, pero el partero estaba mucho más cerca.

  Entre exacta y graciosa, la aseveración de Sagan fue calculada. La ciencia ha encontrado, por ejemplo, que la fuerza gravitatoria que ejerce sobre un recién nacido el médico que ayuda en el parto es unas seis veces superior a la del planeta Marte.

  Según un estudio de la Universidad de Mánchester y en contra de una creencia habitual de la astrología, no existe una influencia del signo zodiacal en el matrimonio. Según este estudio no existen combinaciones de signos zodiacales entre los miembros de un matrimonio que sean más habituales que otras combinaciones. Para dicho trabajo se hizo un estudio estadístico sobre el censo británico de 2001, lo que supone una población de 10 millones de matrimonios.

  En 2005 el escéptico y divulgador científico español Luis Alfonso Gámez (a quién robo compulsivamente mucho de lo que leerán acá) llevó a cabo una práctica ejemplificadora. Un astrólogo que no los conocía hizo a cada uno de los veintiséis alumnos del Máster de Periodismo de El Correo y la Universidad del País Vasco la carta astral personalizada a partir de la fecha y el lugar de nacimiento. Junto al gráfico con la situación de los planetas en su cielo natal, cada uno recibió una interpretación de su personalidad. Quince de los veintiséis consideraron, por tanto, que la carta astral les describía notable o sobresalientemente. La sorpresa y las risas llegaron cuando los jóvenes periodistas constataron que todos los textos eran iguales -una colección de generalidades que se adapta a cualquiera, como las que se publican a diario en los horóscopos de los periódicos- y que el astrólogo en realidad no existía, fue el propio Gámez quien escribió las cartas astrales.

  Unos de los argumentos que los astrólogos anteponen cuando son desenmascarados, es básicamente el que anteponen casi todos los que intentan defender lo que llaman sobrenatural: en este caso es que los planetas influyen no por efecto de la gravedad sino por otras fuerzas desconocidas y no detectables ni medibles por medios técnicos.

  El ilusionista y escéptico James Randi lleva décadas ofreciendo un premio de un millón de dólares a cualquiera que logre demostrar fehacientemente la existencia de un fenómeno o poderes paranormales, incluyendo el tipo de eventos como los que se ocupa la astrología. El premio está desierto desde que se ofreció.

Astroloquía 1, 2 y 3

e3315-54e63696a2ae03.633619631

  El frío en los desiertos nocturnos es una crueldad que hay que respetar y aprender. No hay otra cosa más que el cielo. La luz guía. Uniendo estrellas se podía ver a la osa, el carro, un arado. El GPS de la antiguedad en los largos viajes de los tiempos de la ingenuidad. Se trataba de sumerios y egipcios. Los hindúes, griegos y después los Incas y los Mayas armarían sus propios dibujos. Los primeros juraban haber inventado este sistema de posicionamiento global. Los chinos siempre fueron diferentes, pero estaban de acuerdo con algunas figuras. Luego se las llamó constelaciones.  

  Es el siglo II en Egipto. Claudio Ptolomeo pasa las noches mirando el cielo y reuniendo cientos de anotaciones. De ese caos arma un sistema de 48 dibujos, que, con algunas modificaciones, son los que aún se utilizan. Erróneamente Ptolomeo piensa que la tierra es el centro del Universo. No por burro, sino porque la humanidad cree eso desde milenios. También se cree que esta quieta, o como mucho, gira sobre sí misma, y que el Sol gira a su alrededor a lo largo del año.

  En el tiempo de Ptolomeo la astrología y la astronomía son la misma cosa. Una ciencia que estudia la evolución de los astros a lo largo del tiempo pero con un gran lastre religioso que relaciona a los eventos cósmicos como causa de los sucesos terrenales  como la caída de reyes o resultados de batallas.

  Fue en Roma donde se empezó a denunciar tímidamente a la astrología como errónea pero por contradecir la doctrina católica, el libre albedrío, es decir: la creencia de que los humanos tienen el poder de elegir y tomar sus propias decisiones.

    En 1147, Anwari, el mayor poeta persa, predijo después de unos estudios astrológicos basados en agrupamiento de cinco planetas en la constelación de Libra, que el fin del mundo llegaría el 16 de septiembre de 1186. Lo mismo advirtieron varios astrólogos de Toledo al Papa Clemente III. Nada ocurrió.

2

Uno de los Teólogos, enfurecido, se levantó para dejar mudos a los demás:

  — ¿Estamos obligados a admitir en nuestros barcos a quienes no los tienen?

  La lluvia seguía golpeando las ventanas con furia y era evidente que de seguir así durante días la altura del agua la alcanzaría inundando. Un trueno sacudió a la Universidad de Tubinga cuando nadie había contestado aún. La pregunta, supieron después, era estúpida. Cualquiera de las dos respuestas no había funcionado semanas antes y una horda de personas desesperadas asaltó los barcos y las arcas construidas por los ricos cuando el agua no dejaba de crecer.  Hubo naufragios y muertos por el exceso de pasaje. En Londres 20.000 personas habían abandonado sus casas.

  Nadie respondió, faltaba menos de 24 horas para el fin del mundo. Sin embargo, a la mañana, la lluvia se retiró y amaneció soledo. Al pánico fue gracias a que en 1499, el astrólogo alemán Johannes Stoeffer, profesor de la Universidad, publicó ‘Ephemerides’, anunciando que el 20 de febrero de 1524 sería el fin del mundo por la reunión de los planetas en el signo de Piscis.

  Como la profecía de Stoeffer falló, el discípulo Johann Carion rehizo los cálculos y apuntó al 15 de julio de 1525. Ese año, que tampoco acabó con el mundo, Thomas Muntzer, teólogo alemán, declaró que la venida de Cristo ocurriría, y que solo esperaba la derrota de las altas esferas de la monarquía.

  Muntzer dijo que Dios le habló, y le prometió “atrapar en sus manos las balas de los cañones del enemigo”. Los ejércitos de la monarquía derrotaron a los revolucionarios y Muntzer fue decapitado. Jan Mattijs, un profeta holandés discípulo de Muntzer, declaró que en ese mismo año ocurriría la venida de Cristo. Similar a Muntzer se alzó contra la monarquía y fue abatido por los ejércitos de los príncipes alemanes. Cien años después muchos de los astrólogos que predijeron fallidamente la inundación de 1524 volvieron a ajustar la fecha con el argumento de haberse equivocado por 100 años.

  En 1624 el pánico fue menor y no hay registro de inundaciones grandes.

3

 Hasta 1781 se ignoró en la astrología la influencia de Urano, como siguieron haciendo hasta 1846 con Neptuno. Plutón no pudo incorporarse hasta 1930; aunque su destronamiento como planeta ha debido de tener también su importancia en las predicciones que le tuvieran en cuenta antes de esa fecha. La lista de objetos celestiales que se utiliza en astrología se limita principalmente a los conocidos por Ptolomeo ignorando una enorme variedad de nuevos objetos astronómicos descubiertos hasta el momento. Por otra parte, el Sol lleva siglos pasando por Cáncer entre el 21 de junio y el 21 de julio, por decreto astrológico; aunque ya no sea así en la realidad. En la actualidad el Sol transita la constelación entre el 21 de julio y el 11 de agosto: es decir que muchos cáncer son en realidad géminis y muchos leo, cáncer.

  Las afirmaciones de los astrólogos comenzaron a considerarse obsoletas por la ciencia.  La mayoría hablan de 12 signos zodiacales, es decir las doce constelaciones, cuando realmente son 13 las que recorre el Sol (incluyendo Ofiuco). Por eso, hace poco, quisieron incluirlo, pero sin éxito. Las creencias y supersticiones son tan conservadoras que ni siquiera permiten modificaciones falaces dentro del mismo sistema de gran falacia.

La chica de la ironía detrás

puto-cancer

Para La Voz del Interior

  ¿Por qué leer el libro de Mayra Sánchez, inscripto en la tradición del testimonio autobiográfico de trauma, que siempre vende y suele ser bien recibido en los públicos sensibleros de autoayuda? Respuesta: porque entre otras cosas, tiene un comienzo demoledor.

  La yegua Mayra, la flaca de asombroso culo, delicia de los barrios y las oficinas, recibe la noticia: tiene cáncer de colon con diagnóstico reservado. La muerte se burla de ella con ironía, pero no espera el cinismo hilarante de una mujer que en pocas páginas no solo atrapa y hace reir, sino que deja en evidencia patética los mecanismos de diagnóstico, medición, y tratamiento de enfermedades. La precariedad de una ciencia que sabe mucho, pero sigue operando con rudimentos.  El cuerpo sufre un cimbronazo de sentido como símbolo de la condición humana, visionada desnuda en la camilla metálica en la que la autora rota sin saber bien para qué.

  Mayra Sánchez (Córdoba, 1972) es titular de Ética de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Concepción del Uruguay. Desde 1996 trabaja como consultora en programas de cooperación internacional en políticas públicas vinculadas al empleo, la salud y la educación. Publicó varios libros científicos relacionados, y algunas ficciones breves en revistas. A los 35 años le informaron de un adeno carcinoma semidiferenciado invasor, en el recto. Después de una larga lucha retratada en el libro, logró la remisión completa y no duda en presentarse en la solapa como excancerosa.

  Como bien señala Cristina Wargon en la contratapa parafraseando a Woody Allen, el humor es tragedia más tiempo. Pero aquí parece que no hubiera tragedia, sino un melodrama constante cabalgado por una mujer fuerte y malhablada, hilarante, brutal y  escatológica, salpicando de momentos cotidianos (que creemos inexistentes ante la posibilidad de muerte), indicando que la vida diaria continúa con sus dificultades, como si no fuese poco lidiar con un cáncer.

  La novela contiene párrafos de valor dramático genuino que pueden llevar al lector al llanto, la angustia, la lástima; sin los muy recurrentes -en este tipo de libros- golpes bajos. Nos encontraremos a las risotadas, de las saludables, pero también aquellas nerviosas del miedo, la que surge al encontrarnos en un mundo donde las reglas parecen haber sido redactadas para un juego de mesa, como cuando en la escena de quimioterapia la autora está canalizada y a punto de comenzar a recibir los tóxicos y una administrativa irrumpe corriendo en la sala para detener el proceso por problemas con la mutual.

  Llegando al final tomamos conciencia de estar acompañando a la narradora en un proceso de desensibilización, algo que ocurre cuando las terapias se prolongan y complican, terminando por padecer en el intrincado, burocrático, injusto, absurdo y estrambótico mundo del cáncer aún después de una remisión por lo menos física. La mental y social, habrá que reconstruirla también.

  La santísima trinidad de la salud -que presupone un bienestar general de estos campos, declarada por la Organización Mundial de la Salud como un recurso para llevar una vida individual, social y económicamente productiva-, se reduce a humildes estatuillas vacilantes en el estante retórico de Puto Cáncer, una crónica que pone a la literatura a trabajar para testimoniar el infierno.

2013